Suscribirse
Artículos
Comentarios

En primer lugar, en el ámbito de los psiquiatras y psicólogos “personalidad múltiple” es un término muy controversial, son pocos los que le otorgan seriedad a este diagnóstico. La mayoría no lo considera un desorden mental, sino un simple delirio con base cultural y terapéutica.

El trastorno de identidad disociativo, antes llamado trastorno de personalidad múltiple, consiste en la presencia de dos o más identidades o estados de personalidad (cada una con un patrón propio y relativamente persistente de percepción, interacción y concepción del entorno y de sí mismo). Al menos dos de estas identidades o estados de personalidad controlan de forma recurrente el comportamiento del individuo y están asociadas con un grado de pérdida de memoria (más allá de la falta de memoria normal). A esta perdida de memoria se le conoce con frecuencia como tiempo perdido o amnésico.

La disociación es un mecanismo psicológico de defensa en el cual la identidad, memoria, ideas, sentimientos o percepciones propias se encuentran separadas del conocimiento consciente y no pueden ser recuperadas o experimentadas voluntariamente. Todas las personas se disocian en algún momento, pero cuando se da en alto grado provoca una ruptura en la personalidad.

No todas las personas son capaces de disociar, pero aquellas que nacen con una capacidad innata para hacerlo, suelen responder de este modo ante un trauma continuado, como un modo de escapar de él. La persona capaz de disociar suele ser artísticamente creativa y con una capacidad alta para ser hipnotizada.

Por tanto, para que aparezca el trastorno han de darse las siguientes características:

  • Que la víctima tenga una predisposición psicobiológica para disociar como mecanismo de defensa.
  • Que suceda un acontecimiento traumático que desencadene la disociación.
  • Que sucedan traumas repetidos que encadenen las diversas disociaciones en una nueva identidad.

Es decir, no todas las personas que han tenido un episodio disociativo como respuesta a un trauma desarrollan un trastorno de identidad disociativo. Para ello es necesario que el trauma sea repetido a lo largo del tiempo.

Las personas pueden experimentar a menudo un cuadro de síntomas que pueden parecerse a los de otros trastornos psiquiátricos. Los síntomas pueden ser similares a los de la ansiedad, de las alteraciones de la personalidad, de la esquizofrenia y de los trastornos afectivos o de  la epilepsia.  La mayoría de las personas sufre síntomas de depresión, ansiedad (dificultad para respirar, pulso acelerado, palpitaciones), fobias, ataques de pánico, alteraciones del apetito, estrés postraumático y síntomas que simulan los de las enfermedades físicas. Pueden estar preocupadas por el suicidio y son frecuentes los intentos, así como los episodios de automutilación. Muchas personas con trastorno de identidad disociativo abusan del alcohol o de las drogas en algún momento de su vida.

El cambio de personalidades y la ausencia de consciencia del propio comportamiento en las otras personalidades hacen a menudo caótica la vida de una persona con este trastorno. Como las personalidades con frecuencia interactúan entre ellas, la persona dice oír conversaciones internas y las voces de otras personalidades. Esto es un tipo de alucinaciones.

Hay varios signos característicos del trastorno de la personalidad disociativo:

  • Síntomas diferentes que ocurren en distintos momentos.
  • Una capacidad fluctuante para asumir sus funciones, desde la eficacia en el trabajo y en la casa hasta la inhabilidad.
  • Intensos dolores de cabeza y otros síntomas físicos.
  • Distorsiones y errores en el tiempo y amnesia.
  • Despersonalización y desrealización (sentimiento de estar separado de uno mismo y experimentar su medio como irreal).

Las personas frecuentemente oyen hablar a otros de lo que ellas han hecho pero que no recuerdan. Otras pueden mencionar cambios en su comportamiento que ellas tampoco recuerdan. Pueden descubrir objetos, productos o manuscritos con los que no contaban o que no reconocen. A menudo se refieren a sí mismas como “nosotros”, “él” o “ella”.

Pero la conclusión general, la más aceptada por los expertos, es que cada persona tiene diferentes estados de ánimo; funcionan de forma diferente ante diferentes situaciones y en diferentes momentos. Toda persona tiene conflictos y puede alternar en la forma de manejarlos. Algunos a veces están quietos y gregarios, y otras veces inquietos; a veces son pacientes y otras irritables. Pero eso no quiere decir que tengan múltiples personalidades. En ocasiones se tiende a exagerar, tanto de parte del psicoanalista, como por parte del paciente, influenciado a su vez por la cultura popular.

http://www.cepvi.com/articulos/personalidad_disociada.shtml

http://es.wikipedia.org/wiki/Trastorno_de_identidad_disociativo

http://depsicologia.com/personalidad-multiple-%C2%BFverdad-o-mito/

Be Sociable, Share!

5 Respuestas a “Personalidad Múltiple”

  1. silverio dice:

    esta muy bien explicado,gracias por informar y estoy muy agradecido,gracias de veras.

  2. romina zabala dice:

    yo sufro de personalidad multiple y la estoy pasasndo muy mal

  3. romina zabala dice:

    como puedo hacer para curarme

  4. cristi alejandrina dice:

    gracias por la informacion aora se q es a lo q me enfrento

  5. cristi alejandrina dice:

    ¿como puedo superarlo?

Deja un comentario

Log in here! °° Registrarse